Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En muchos círculos sociales se cercena la posibilidad de decir NO. Desde chicos nos vemos buscando aceptación de los demás, porque ignoramos que la verdadera y principal aceptación a trabajar es hacia nosotros mismos, y a partir de allí nuestras relaciones serán de mayor honestidad. Así pues, en esa búsqueda externa y necesidad de formar parte de algo, el decir NO se convierte en una palabra poco conveniente e inevitablemente se cae en una zona de condescendencia.

Las consecuencias de permanecer en esta zona se ven a todo nivel. Chicos y chicas entran a formar parte de grupos que son nocivos para su salud física y/o mental, consumir drogas o iniciarse en el alcohol para no sentirse excluidos y rechazados. Personas que aceptan cargas de trabajo que sobrepasan su capacidad de respuesta y terminan con enfermedades derivadas del estrés. Padres que no colocan límites a sus hijos.  ¿En qué espacio encajan entonces nuestros NO dichos y nuestros NO reprimidos? En dos: en el primero comprometemos nuestra dignidad y en el segundo, donde construimos confianza con nuestro hablar. Veámoslo en detalle. ¿Qué es eso de comprometer nuestra dignidad? Cuando aceptamos algo que va en contra de nuestros principios y valores comenzamos a vivir en incoherencia y el precio que pagamos puede cargarse, incluso, a cuenta de nuestra salud física, mental y emocional.

En el segundo espacio: Construcción de la confianza al hablar. Nuestra capacidad de cumplir las ofertas realizadas y los compromisos generados, siembra o destruye la confianza hacia nosotros, e incluso nuestra auto-confianza. ¿A cuántas cosas nos hemos comprometido conscientes de no estar en capacidad de responder? ¿Le confiaríamos uno de nuestros proyectos más importantes a alguien incompetente para cumplir promesas?

¿Cómo cambiar las conversaciones en esta zona?

“El instante mágico es cuando un SÍ o un NO cambian nuestra existencia”. Lo dijo Paulo Coelho, pero pocas veces nos damos cuenta de ese poder a nuestro alcance. Desde el coaching ontológico el lenguaje se convierte en un generador de realidades, en un instrumento de construcción no solo de descripción. Y es gracias a esa posibilidad que a partir de nuestras palabras creamos nuestro presente, relaciones y resultados. Aquí es donde comienza el cambio en la conversación para tomar el aprendizaje de esta zona, en la conciencia de que las veces que decimos SÍ queriendo decir NO estamos poniendo en juego nuestra integridad, pues le damos más importancia al otro que a nosotros mismos.

Una de las maneras de iniciar el abordaje de una nueva conversación en esta zona es revisar y desinstalar creencias internas como “negarme es de mala educación”, “si rechazo esto mis amigos me apartarán del grupo”. ¡Puedo decir que NO! ¿cómo? De manera franca, explicando las razones por las cuales no podemos comprometernos con lo que se nos pide (tiempo, competencia, valores, autodeterminación, renegociar el pedido, etc.) Para lograrlo, también es importante tomarnos el tiempo de conversar con lo que sí queremos, auto cuestionarnos sobre objetivos, valores, principios no negociables, capacidad de respuesta y seguridad en mis competencias o habilidades. Todo lo anterior nos facilita salir de esta zona para pasar a una de mayor responsabilidad con nosotros mismos sin culpabilidad o temor al rechazo o crítica.

Conversación con el BASTA

Un día de 1955 una mujer negra de Alabama, Estados Unidos, cansada de sentirse obligada a ceder su puesto en el autobús a las personas de tez blanca, dijo ¡Basta! Y no se puso de pie. Su nombre era Rosa Parks. Por entonces, los vehículos estaban señalizados con una línea: los blancos adelante, los negros detrás. Así, la gente de color subía al autobús, pagaba al conductor, se bajaba y subía de nuevo por la puerta trasera. Pero Parks ese día se negó a seguir la norma y sufrió las consecuencias: pasó la noche en el calabozo acusada de perturbar el orden público y pagó una multa de catorce dólares. Y más allá de esto, lo que ella hizo inspiró a muchos otros, incluyendo a un joven llamado Martin Luther King. La historia da cuenta de lo que sucedió después.

No quiero hablar de historia. Quiero que hablemos de nuestro derecho a rechazar lo que nos incomoda, nos hace infelices y nos mantiene en estados de resignación, tristeza, enojo e incluso frustración. Cuando no ejercemos ese derecho estamos deteniendo el fluir normal de nuestra vida, pues hacemos caso omiso a lo que nuestras emociones y nuestro propio cuerpo nos están alertando y diciendo por todos los medios: ¡aprendamos y avancemos! Decir ¡Basta! implica haber dicho primero “NO”. No quiero esto para mí. No merezco esto. Por eso es una conversación hermana, pues quién convive con el no poder decir NO seguramente también es incapaz decir BASTA. Declarar un alto a lo que sucede permite cerrarle la puerta a ese espacio que no queremos y seguramente nos está causando daño, para abrir la del cambio, aprendizaje y evolución. En esta nueva conversación es importante comenzar a relacionarse con los miedos ¿qué amenaza siento que tengo si digo BASTA? ¿qué puedo hacer para prepararme y enfrentarla? ¿Qué panorama se abre ante mí si doy el paso? ¿Qué costos dejaría de pagar? (emocionales, físicos)

¡Basta de continuar con el trabajo que no me llena y donde no es valorado lo que puedo hacer! ¡Basta de esa relación que me deprime, violenta o empequeñece! ¡Basta de mi carácter explosivo que daña mis relaciones con los demás! ¡Basta de no confiar en mí mismo/a!

 

  • Capitulo 5 del libro “Como salir de tus zonas Oscuras, conversaciones para cada una”. ahora también disponible versión digital en la plataforma de  https://atardescentes.com

 


instagram (3)¿Quieres empezar a escribir tu libro?

Escribir es una de las mejores maneras te dejar un legado en nuestra vida o posicionar tu marca profesional. Aprovecha el mes de julio para iniciar. Chequea  el nuevo curso digital que creé para ti, para facilitarte el camino, que puedas organizar tus ideas, definir la estructura de tu libro, adquirir técnicas de escritura y más en Curso es hora de escribir tu libro

¿Cómo sería escribir juntos la historia de tu empresa? Contactame en contacto@coachsandramateus.com

Esta es mi más reciente novela de literatura fantástic: Skïnjola, Reino de dragones. 

Puedes adquirirla  en  https://www.amazon.com/gp/product/B08926553L

Únete a mis redes Instagram coach_sandra_mateus



Mi pasión es la formación, los juegos para el aprendizaje y el coaching. Te invito a conocer cómo puedo apoyarte a ti o a tu empresa en el desarrollo de competencias en tus formadores e instructores internos y equipos en www.ecofformaciondeformadores.online  Contacto: coach@coachsandramateus.com o en el whatsapp +57 315 4786927

Todos mis libros en Amazon https://www.amazon.com/Coach-Sandra-Mateus

Suscríbete a mi blog y así no te pierdes ningún artículo.


Email address

(Visited 708 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy coach (acreditada internacionalmente como Master Coach Ontológica Profesional con más de 3000 horas de coaching ejecutivo y equipo en Colombia y Argentina), mentora y editora para escribir no-ficción (libros, blog, artículos) tanto en proyectos personales, profesionales como corporativos. Desarrollo competencias de comunicación oral y escrita en líderes y equipos a partir de técnicas de coaching, mentoria y narrativa. Escribo libros y biografias empresariales. Como coach y formadora empresarial, me enfoco en programas de entrenamiento empresarial, formador de formadores, desarrollo de competencias blandas, especialmente comunicación y liderazgo.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Todos los capítulos de esta Tierra de Inmigrantes los puedes leer aquí. https://blogs.eltiempo.com/tierradeinmigrantes/2023/02/16/que-es-emigrar-a-un-pais-como-canada/   https://blogs.eltiempo.com/tierradeinmigrantes/2023/02/09/como-cumplir-tu-sueno-de-vivir-en-canada-con-immiland/-->Ser mamá en Canadá, -un país que no es el tuyo, donde el sistema de salud no es al que estás acostumbrado, y no corresponde a lo que creíste encontrar en el primer mundo-, ha sido una de las experiencias más retadoras y difíciles de entender desde que llegué.    Ustedes mismos sacarán sus conclusiones. ¡Bienvenidos!    Seguramente, cuando lean este blog, ya tendré en mis brazos a mi segundo bebé. Otro gran amor que la vida me ha dado. Cuando me fui de Venezuela, jamás hubiese imaginado que toda esta historia pasaría: uno se va, decide quedarse y sin saber, el amor llega y la familia crece.  Conocí al amor de mi vida en un taxi, nos subimos los dos al mismo tiempo, e inmediatamente supe que de ese taxi no me bajaría. A este viaje le sumamos un gordo hermoso y una princesa con pocos días de nacida. 

 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

En cuanto tuve a mi primer hijo, hace más de 18 meses, descubrí lo hermoso y gratificante que es, pero también lo fuerte y duro; no poder dormir bien, jornadas largas y agotadoras donde tu bebé depende 100 % de ti, sin olvidar que a la vez soy esposa, dueña de una empresa, Youtuber, abogada y consultora migratoria, por lo que mis trabajadores y clientes también depende de mí.    Entonces, ¿cuáles son los beneficios de tener un bebé en un país como Canadá?   Desde que llegué, veía a niños en la calle tranquilos, caminando, muchas veces solos o cerca a sus casas, jugando en sus bicicletas, con sus amiguitos, sin ningún miedo de ser raptados, violentados, o cualquier cosa mala que puede llegar a suceder en nuestros países. Yo hablo de Venezuela, que es lo que conozco y tengo como referente.  Aparte de la seguridad, otro punto a favor, es el sistema educativo: los day care o guarderías públicas son muy buenas y tienen un costo diario de 7 dólares, sin embargo, conseguirlas puede ser complicado, por las listas de espera de tres a seis meses. En una guardería privada se consigue cupo más rápido, pero el costo es de 1500 o 2000 dólares al mes en Montreal, donde yo vivo. Otro elemento atractivo es el nivel tecnológico existente para la seguridad de los niños -como la silla del carro que parece un búnker, las cámaras que ayudan a vigilar hábitos del sueño del bebé, la vasenet que se mueve sola si este llora y mide que tenga el corazón bien mientras duerme, las cunas inteligentes que imitan los movimientos del vientre de la mamá, con sonido-, en fin, muchísimos recursos para invertir y ayudarse.   [embed]https://www.youtube.com/watch?v=GaNQrUtIYo8[/embed]   Ahora, pasemos a la parte dura: la parte médica, la que yo les puedo hablar desde mi experiencia en Quebec. Una vez quedas embarazada e inicias los controles y chequeos, notas que es muy diferente a nuestros países. Primero, porque muchas veces es una enfermera la que hace el seguimiento, en lugar de tu ginecólogo o médico. Si ella ve que algo no está bien, lo reporta. Además de darte cuenta de que el médico que va a atender el parto, es el médico de turno, no el que lleva tu embarazo.   
’’No tener contacto directo con el ginecólogo, es un poco frustrante para quienes estamos acostumbrados a tener una cercana relación médico-paciente’’
  Algo que me sorprende, es que los equipos médicos de ultrasonido, por ejemplo, no los tiene directamente el médico, sino que están en el hospital público, donde te remiten. El técnico es quien envía los resultados al médico y una semana después te los comunican. O cuando el bebé está enfermo y requiere una emergencia, también lo refieren al hospital, y uno tiene que esperar a que lo llamen para hacer la revisión. 
Cuando nace el bebé y dan de alta, algo interesante, es que por parte del gobierno, envían a una enfermera pública a tu casa dos veces, durante dos semanas,-¡gratis!- para asegurarse que el bebé esté bien. Hasta ahí todo bien. Sensación contaría a cuando tienes que llevarlo al pediatra, y te das cuenta de que no será visto por este, sino por un estudiante o un family doctor, que es un médico general. Este médico determina si el bebé necesita ser referido a un especialista o pediatra. 
Aun así, el sistema funciona. Los canadienses lo aceptan y es la realidad en la que vivimos millones de migrantes y aunque debamos ser pacientes, hay que confiar en él. ¿Y por qué confiar? Porque a pesar de todo, nunca imagine vivir en un país, en el que el Gobierno reconoce la maternidad como un trabajo full time y por ende le da un año de pausa a los papás para que puedan criar a su bebé.  Así es Canadá, así de grande es este país y en siguiente capítulo les hablaré más de esto.  Con amor, Eddy.   Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en: https://www.immilandcanada.com/ https://www.youtube.com/@Immiland https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/   Todos los capítulos de esta Tierra de Inmigrantes los puedes leer aquí. https://blogs.eltiempo.com/tierradeinmigrantes/2023/02/16/que-es-emigrar-a-un-pais-como-canada/   https://blogs.eltiempo.com/tierradeinmigrantes/2023/02/09/como-cumplir-tu-sueno-de-vivir-en-canada-con-immiland/

2

Después de la reciente conmemoración del “Día del Hombre”, donde curiosamente(...)

3

Vivimos en una ciudad donde uno puede estar mirando por la(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. olgabeltran0629

    De acuerdo con todo, menos con el hecho de tener que dar explicaciones a porque decimos que NO, salvo contadas exepciones no hyay porque dar explicaciones, debe ser un No porque No. Es cuestión cultural, en el país donde vivo (Canadá), aprendí a decir No sin explicar nada y nadie se incomoda, ni se pregunta porque de ese NO. Así debe ser!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar