Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Muchos gerentes cuando piensan en cómo motivar a sus empleados piensan en organizar un evento con un “motivador” a bordo, es decir una persona con capacidad para contagiar entusiasmo, energía, ¡todos podemos!. Pasa la conferencia motivacional, todos contentos “vamos a mejorar juntos”.

Una semana después ¿Se acuerdan que dijeron en la conferencia de la semana pasada?… las frases sueltas comienzan a aparecer pero sin el entusiasmo de esos primeros minutos.

Este es uno de los principales errores a la hora de hablar de motivación, creer que se trata de algo que viene de afuera de las personas, que podemos entregarla como si fuera uno de los recordatorios que nos entregaban a la salida de la fiesta de cumpleaños de algún amiguito.

El ejemplo que traje a colación se observa en los ambientes corporativos, pero no se circunscribe allí. En el dominio personal también y se refleja en creencias que nos llevan a colocar nuestra motivación en situaciones externas a nosotros o personas.

Este tema es tan importante que es uno de los pilares de la llamada Inteligencia Emocional como la capacidad que tiene una persona de manejar, entender, seleccionar y trabajar sus emociones y en entenderla.

Desde esta perspectiva la motivación se entiende como la fuerza que activa y dirige el comportamiento y que subyace a toda tendencia hacia la supervivencia o hacia el logro personal o colectivo. De hecho, las investigaciones actuales centran principalmente su atención en la motivación como el factor que activa y da energía a la conducta.

Desde las teorías del liderazgo también es definida como “Motivos para la acción”. La pregunta es ¿a qué tipo de acciones me estoy o estoy motivando y que tan permanente son?

Entre varias clasificaciones de tipos de motivación, me quedo con una en la que los divide en tres:
1. Por temor. Tiene que ver con la autoridad con fuerza. Es algo externo que reprime y va enfocado en resultados a partir del cumplimiento obligado. Accionar por temor da resultados transitorios y lleva a dar lo mínimo que puedes dar solo para que no haya represalias.

2. Por incentivo. Es la típica recompensa externa, que viene dado desde la niñez “si te portas bien te compro un caramelo” ¡¡¡Padres!!! Si estás leyendo esto y acostumbras este tipo de motivaciones revisa lo que le estás heredando a tus hijos. Estas acciones también serán transitorias y solo responden a obtener eso que te prometen. No es estimulo – reacción. En lo profundo se genera una incapacidad de auto-motivarse en equilibrio.

3. Por Actitud. Esta es la motivación por excelencia, tiene que ver con una gestión de cambio permanente, de auto-liderazgo, de conectar talentos, dones, competencias y búsqueda de logro.

Esta última motivación viene de adentro. Las actividades que los individuos hacen son su propia recompensa. La gente se siente motivada porque ama sinceramente la actividad que está desempeñando.

Bien lo decía el autor de El principito: Si queremos construir un barco, no basta con reunir hombres, darles órdenes y distribuirles el trabajo. Lo que hay que hacer es infundirles el deseo de descubrir mares lejanos.

En esencia para motivar o auto motivarnos de forma que se convierta en un socio para alcanzar nuestra meta, es importante tener un propósito claro, una actitud adecuada, porque esa capacidad se pondrá especialmente a prueba cuando surgen las dificultades, el cansancio, el fracaso y es allí donde puede ser la diferencia entre el éxito o el abandono.

Puedes adquirir mis E-books en Amazon.com

 Es la clave para mejorar relaciones y resultados. Más de 15 ejercicios prácticos, herramientas de coaching, enlaces a videos de reflexión

Coaching emocional para trabajar en las relaciones que estamos generando a nuestro alrededor, y a quienes estamos atrayendo a nuestra vida

Para padres, educadores o quienes quieran trabajar en si mismos para generar crecimiento en nuestro niños, ahora también el Libro

Nace de la serie de artículos publicados en este blog y se enriquece con herramientas de coaching, Programación Neurolingüistica e Inteligencia emocional.

Otras entradas recientes 

(Visited 330 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy coach (acreditada internacionalmente como Master Coach Ontológica Profesional con más de 3000 horas de coaching ejecutivo y equipo en Colombia y Argentina), mentora y editora para escribir no-ficción (libros, blog, artículos) tanto en proyectos personales, profesionales como corporativos. Desarrollo competencias de comunicación oral y escrita en líderes y equipos a partir de técnicas de coaching, mentoria y narrativa. Escribo libros y biografias empresariales. Como coach y formadora empresarial, me enfoco en programas de entrenamiento empresarial, formador de formadores, desarrollo de competencias blandas, especialmente comunicación y liderazgo.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones(...)

2

Qué es lo que recordamos, y qué olvidamos, es seguramente una pregunta difícil de responder.

La mayoría de los humanos somos capaces de recordar experiencias pasadas, o fechas especiales, y hoy en día unos cuantos números de teléfono. Seguramente muy pocos.

Como quizás usted sepa, estimado lector, nuestra memoria parece "guardar" recuerdos de varios tipos; es de cierta forma clara la diferencia entre el recuerdo que se tiene de la fecha de su nacimiento, al que viene a la mente al recordar un libro especial o una película o una persona. Así que hay recuerdos más "ricos" que otros; más llenos, más complejos, si se quiere. Recuerdos que se componen de imágenes y también de sonidos, de olores, de sentimientos e incluso de recuerdos. Recuerdos de recuerdos, como por ejemplo los de los sueños; no es usual recordar directamente un sueño varias horas después de haber despertado, pero si justo al abrir los ojos el personaje se concentró suficiente en lo que acababa de soñar, entonces es probable que en la noche aún lo recuerde.

En fin. Hemos vivido muchas cosas a lo largo de nuestras vidas, pero a medida que pasa el tiempo las impresiones que podamos tener sobre ellas se van como desvaneciendo, como desgastando, y todo de forma natural y progresiva. No se puede detener. Olvidar es algo necesario, he oído decir a algunos, para poder mantenernos concentrados y con los pies en la tierra.

Borges, en su relato Funes el memorioso, nos muestra la realidad de un personaje (se llama Ireneo Funes, es argentino) que, producto de un accidente, no puede olvidar. Es uno de esos argumentos llamativos, formas de experimentos sociales con visos de realidad y casi de periodismo, que le permiten al que quiera imaginar por un momento cómo sería su encuentro con un personaje así de particular. Así imagina Borges la condición de Ireneo:

Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Esos recuerdos no eran simples; cada imagen visual estaba ligada a sensaciones musculares, térmicas, etc. Podía reconstruir todos los sueños, todos los entresueños. Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero (...) Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente; lo mismo le pasaba a Ireneo con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio. No sé cuántas estrellas veía en el cielo.

No sé a ustedes, pero a mí me parece una imagen literaria muy fuerte, uno de los relatos más agradables e interesantes que he leído. Por eso lo recomiendo fuertemente.

Desconozco la existencia de casos reales tan impresionantes como el de Funes. Aún así, sé de varios savants o personas con ciertas deficiencias en ciertas habilidades naturales (autistas, en la mayoría de los casos), que sin embargo parecen verse "retribuídas" en capacidades asombrosas. Es así como algunos hombres, siendo naturalmente incapaces de bañarse y vestirse por sus propios medios, pueden realizar operaciones matemáticas complejas más rápidamente que ciertas calculadoras, y con una exactitud y seguridad asombrosas. Existe también (y éste es un ejemplo bien popular) Stephen Wiltshire, un inglés al que se le diagnosticó autismo a temprana edad, y que tiene la impresionante habilidad de dibujar un paisaje con precisión casi fotográfica habiéndolo visto una sola vez. Algunos considerarán que "mostrarlo" de esta manera equivale a ponerlo en posición de curiosidad de circo; aun así, creo sinceramente que es posible admirar de corazón a este hombre por sus capacidades, sin verlo como un espécimen raro. En este video, Wiltshire es llevado a Tokio para hacer una vista panorámica grandísima de la ciudad.



Interesante, ¿verdad?. Wiltshire se gana la vida de esta forma; dibujando por dinero. Es básicamente lo mismo que hacen algunos artistas callejeros, sólo que no lo hace por física necesidad.

Fenómenos como el Alzheimer o el autismo afectan la memoria humana incrementándola o borrándola gradualmente. En su relato, Borges nos muestra de forma impersonal (y, creo yo, bastante respetuosa) la situación de una persona que se ve afectada por una de estas situaciones extremas; nos hace ver que no es lo que se llamaría una bendición, pero que en cierta forma tampoco puede considerarse algo malo. Es un punto de vista sobre una realidad que toca a pocos, pero que nos permite reflexionar y aprender algo nuevo. La literatura, entonces, nos enseña un poco de realidad a través de la ficción.


dancastell89@gmail.com

3

La gente agolpada alrededor de la cancha de arenilla quiere ver(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar