Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Viajero, ¿sabía usted que en Colombia tenemos una cueva celestial en medio de las montañas? Pues sí, quizás nunca haya escuchado hablar de este lugar, pero la Cueva del Esplendor en Jardín, Antioquia, es una de las joyas mejor guardadas de nuestra geografía. En este artículo lo invito a adentrarse en la belleza de nuestro ecosistema verde ¿Me acompaña en este recorrido? ¡Bienvenido!

Si estuvo pendiente de Destinos, el programa de City TV que se emitió el pasado 5 de mayo, ya sabe de qué estoy hablando. Pero en caso de que no haya visto el episodio, o de que quiera conocer más detalles de la Cueva del Esplendor, lo invito a que siga leyendo este post.

¿Cómo llegar a Jardín?

Jardín, Antioquia. Foto: @expresomochilero

Jardín, Antioquia. Foto: @expresomochilero

Para llegar a este destino fascinante deberá arribar a Jardín en Antioquia. Para ello, puede tomar un vuelo desde las ciudades principales de Colombia con destino al aeropuerto José María Córdoba (JMC) de la ciudad de Medellín, por un precio estimado de $90.000 COP el trayecto en las diferentes aerolíneas. Ya en el aeropuerto, debe tomar un bus que sale de ahí mismo con destino a San Diego, por un valor de $10.000 COP. En San Diego puede tomar un taxi hasta el Terminal del Sur y allí conseguir su pasaje a Jardín con la empresa Rápido Ochoa por $27.000 COP. El trayecto dura aproximadamente 3 horas. ¿Qué hacer en Jardín aparte de visitar la Cueva del Esplendor? Clic aquí.

Empieza la aventura

Le aconsejo tomar el tour que ofrece @cuevadelesplendor para llegar a este increíble lugar. Por $55.000 COP disfrutará de una experiencia inolvidable. Además de incluir el transporte hasta la entrada a la Cueva del Esplendor, tendrá refrigerio, snack, hidratación y seguro.

El jeep lo recogerá en la plaza principal de Jardín, y allí lo espera cerca de una hora de recorrido atravesando paisajes de ensueño. La mayoría del viaje se desarrolla a través de la montaña, verá nuestro ecosistema verde en su máximo poder. En una que otra parte del trayecto sentirá esos saltitos típicos del jeep ya que en ciertos momentos el terreno se pone complejo, pero eso le dará más adrenalina a la aventura.

Foto: @expresomochilero

Foto: @expresomochilero

Después de llegar a la casa de nuestro guía, donde me hidrato y preparo para que lo que se viene, comienza la caminata en medio del bosque antioqueño. Aunque depende mucho del ritmo que usted le imprima a la caminata, el estimado es de 30 minutos hasta la Cueva del Esplendor, nuestro destino. Los senderos que se encontrarán son mágicos, aunque uno que otro lo hará exigirse más de lo debido.

Foto: @expresomochilero

Foto: @expresomochilero

Avanzo en el recorrido y poco a poco se empieza a sentir la fuerza del Río La Linda, el cual baña esta región bella de Colombia. Después de atravesar un lapso de sendero con pendiente inclinada y siempre en contacto con la naturaleza, llego al nacimiento de este río y su cauce es verdaderamente celestial. Incluso, se puede ver la caída de agua en donde se pueden tomar unas fotos espectaculares.

Foto: @expresomochilero

Foto: @expresomochilero

Luego, una de mis partes favoritas del trayecto en búsqueda de la Cueva del Esplendor ¡Atravesar un río! Así como lo leyó, ¿quería un plan con un toque extremo? Con unos improvisados tubos que conectan ambos lados, deberá cruzar por las aguas del río mientras siente como el chorro fresco de éstas bañan sus pies aventureros. Tranquilo viajero, aunque se ve riesgoso, es muy seguro y aportará ese picante extra a la experiencia.

Foto: @expresomochilero

Foto: @expresomochilero

Justo antes de ver la Cueva del Esplendor usted se encontrará con una pared mágica cubierta de musgo, en dónde contemplará el rocío que cae sobre ella ¡Simplemente espectacular! Es un verdadero deleite para los sentidos quedarse por un momento en silencio frente a semejante creación.

Foto: @expresomochilero

Foto: @expresomochilero

Y por fin, luego de un trayecto en el que atravesamos bosque, ríos y lugares de ensueño, la Cueva del Esplendor está ante mis ojos. El rugido monstruoso de la cascada que emana de este lugar está siempre presente. Uno no cree que exista una cueva y dentro de ella, un poderoso torrente de agua que alimenta sus aguas.

Foto: @expresomochilero

Foto: @expresomochilero

Al entrar a la cueva uno se queda en silencio. No hay palabras para describir la sensación: todo es perfecto. Resulta un verdadero espectáculo quedarse aquí un buen tiempo y ver como los rayos de sol se adentran en la cascada. Uno solo puede sentirse diminuto ante semejante belleza.

Y así culmina nuestra aventura, me voy de regreso nuevamente hacia el sendero pintoresco que nos espera, pero con el corazón a mil, llenito de gratitud por haber visto la Cueva del Esplendor y su cascada imponente. Viajero, aliste su mochila y anímese a conoce este destino increíble que tenemos en nuestra geografía.

Si quiere conocer más lugares fantásticos, lo invito a seguir en Facebook a Expreso Mochilero. También me puede encontrar en mi cuenta personal viajera @expresomochilero en Instagram. Para mí será un gustazo poder compartir mis historias con usted y, por qué no, ¡juntarnos en alguna travesía!

Hasta pronto.

Leo Carrillo –  Travel Blogger en EL TIEMPO

Le puede interesar:

(Visited 12.062 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Viajero y coleccionista de buenos momentos. Fan de la Corona en michelada. Amante de los gatos y la música electrónica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar