Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Lo esencial es invisible a los ojos, diría el eterno joven principito de Antoine Saint Exupery. Y, en el caso de las emociones, esta frase se aplica a nivel personal y corporativo, y se constituye en un desafío tanto para cada uno de nosotros como para las áreas de recursos humanos o de quienes lideran una organización, más aún en medio del contexto en el cual el mundo se mueve hoy por hoy.

Antes de abordar el tema a nivel empresarial seamos sinceros, en muchos escenarios cuando se habla de emociones se piensa que es para “sensibileros”. Bajo esa interpretación no se entendería el que se diga que la inteligencia emocional (IE) es “útil en tiempos de bonanza e imprescindible en tiempos de crisis”. Bien lo decía el padre de la IE, Daniel Goleman: “El éxito de las personas en las organizaciones no depende sólo de sus habilidades o de su inteligencia medida como coeficiente intelectual (IQ), sino del manejo de las emociones y de las relaciones interpersonales, que conforman el coeficiente emocional (EQ). De hecho…

…el desarrollo de la inteligencia emocional explicaría porque muchas veces personas muy inteligentes fracasan, en tanto otras progresan

Una inteligente gestión de las emociones es lo que diferencia a personas y empresas productivas que cumplen objetivos con alto nivel de satisfacción y compromiso a nivel individual y colectivo, de aquellas que llegan mes a mes rozando de cerca los indicadores y “apagando” incendios de insatisfacción. No se trata aquí de tristezas, rabias, o alegrías personales pasajeras, se trata de estados de ánimo permanentes que se contagian entre los diferentes equipos de vida (familia, amigos) o  trabajo y llevan a respirar frustración o resentimiento, motivación o ambición.

Las emociones que nos pueden poner en serios problemas, en ocasiones, son como algunos tipos de cáncer: cuando los ojos lo detectan es porque ya ha inundado el cuerpo y hay muy poco por hacer. Las conversaciones que sostienen estados de ánimo, que no crean posibilidad (llenas de odio, resentimiento y rabia), se van ventilando en redes sociales, en las conversaciones con otros, y si es en la empresa en los pasillos, en los almuerzos, pero nadie les presta atención ni les da el valor que corresponde, porque creemos que así “nos desahogamos”, aunque en la práctica y sin saberlo, nos estamos auto saboteando.

Hoy sabemos que las emociones “se contagian” como si fueran un virus. ¿Y por qué se contagian? En el caso de las empresas, éstos son organismos conformados por redes de conversaciones y emociones. A través de la conversación la alta gerencia hace sus pedidos de objetivos y sus equipos de trabajo manifiestan acuerdos, y estas conversaciones llevan siempre atadas una carga emocional. Por eso, en este ámbito, el primer trabajo a realizar es detectar el origen del virus. Puede que esté en un empleado (o más de uno), pero puede también que se haya gestado en los niveles de la alta dirección. El siguiente paso será aplicar la intervención correspondiente, la cual podría ser tan puntual como una conversación para entender a la persona que lo está causando, o tan complejo como detectar un alto nivel de “analfabetismo emocional”, que lleve a desarrollar todo un programa de formación y coaching en esta línea tanto para directivos como para empleados.

A nivel personal el primer paso también es aceptar la emoción que nos inunda, no negar que estamos enojados porque hay algo que vulnera de pronto mis derechos, no es dejar de actuar, es, a partir de esa aceptación, buscar la emoción que mejores acciones permitan diseñar. De seguro lo que se nos ocurra desde el resentimiento no es lo mismo que desde la paz y, en ultimas, lo que buscamos es lograr una mejoría de una situación actual.

Gestionar emociones requiere de conocimiento, hábito y deseo. Conocimiento de las técnicas para detectar, reconocer y manejar ―no se lea esta última acción como controlar o manipular, sino conectar― las emociones a nivel personal o en los equipos de trabajo. Hábito porque no se trata de acercarse solo para “apagar incendios” y deseo para que el círculo se cierre.

Si los integrantes de la empresa no pueden funcionar juntos, si les falta iniciativa, vinculación o cualquier otra aptitud emocional, la inteligencia colectiva se perjudica. ¿Qué hacer? El área de recursos humanos es un faro, así que no queda más que tener el radar emocional encendido y propender por ambientes en donde se cultiven espacios de confianza y conversaciones de valor. Y ni se diga a nivel personal, porque si hay algo cierto es que no podemos controlar lo que pasa afuera, pero sí como reaccionamos frente a eso que sucede y que no está bajo nuestra responsabilidad.

Este tema me apasiona porque es uno de los componentes clave en el liderazgo conversacional y en la efectividad de la comunicación, por eso puedes encontrar más entradas sobre el tema como Liderazgo Conversacional IV: el secreto de las emociones; o Emociones. No esperemos que nos metan en problemas para ocuparnos de ellas


Únete a mi Instagram, por allí publico permanentemente contenidos relacionados con liderazgo e inteligencia conversacional y coaching ontológico:  @conversarparaliderar


Y si te gusta la literatura fantástica, te invito a leer mi novela Skïnjola, Reino de dragones. Puedes leerla en  https://www.amazon.com/gp/product/B08926553L

Todos mis libros en Amazon https://www.amazon.com/Coach-Sandra-Mateus


Soy Master Coach Ontológica Profesional Acreditada. Mi pasión es la formación en habilidades de coaching, comunicación en todas sus formas (oral, escrita, estratégica) y los juegos para el aprendizaje (modalidad virtual). Te invito a conocer cómo puedo apoyarte a ti o a tu empresa en el desarrollo de competencias de comunicación y liderazgo. Contacto: contacto@facilitarclic.com o en el Whatsapp +57 315 4786927

Suscríbete a este blog y así no te pierdes ningún artículo.


Email address

(Visited 904 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy coach (acreditada internacionalmente como Master Coach Ontológica Profesional con más de 3000 horas de coaching ejecutivo y equipo en Colombia y Argentina), mentora y editora para escribir no-ficción (libros, blog, artículos) tanto en proyectos personales, profesionales como corporativos. Desarrollo competencias de comunicación oral y escrita en líderes y equipos a partir de técnicas de coaching, mentoria y narrativa. Escribo libros y biografias empresariales. Como coach y formadora empresarial, me enfoco en programas de entrenamiento empresarial, formador de formadores, desarrollo de competencias blandas, especialmente comunicación y liderazgo.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En una de las sesiones de un proceso de coaching de(...)

2

Contrario a lo que se podría pensar, el sector salud no(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar