Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando vi al capitán del avión apostado un metro más delante de la puerta de su cabina, con los brazos cruzados y mirando fijamente a una pasajera, mis sentidos se aguzaron “aquí va a pasar algo”.

Minutos antes…

Sentada en mi silla, ubicada en el medio de la sexta fila de del vuelo que nos llevaría a todo un equipo de trabajo de Bogotá a Santo Domingo, República Dominicana, miraba con ansiedad cada pasajero que lentamente caminaba por el pasillo en búsqueda de su lugar, al tiempo que mentalmente repetía un mantra “que siga derecho… que siga derecho… que no se detenga”, una y otra vez. A mi derecha, estaba sentado un hombre joven de no mas de treinta y tantos años, pero con un sobrepeso tal que su cuerpo se veía aprisionado en la silla, así que me imaginé que pensaba lo mismo. ¿La razón del mantra? La silla de la ventana continuaba desocupada y podría ser una vía de escape para los dos: yo estaría en mi lugar favorito en un avión y él podría liberarse del yugo opresor del descansa brazos que nos separaba. Ninguno de los dos hablaba. Ninguno de los dos se miraba. Pero sé que eso quería.

De repente, mis ruegos internos fueron interrumpidos por la voz casi imperceptible de la azafata quién, muy respetuosamente, le decía a la pasajera que estaba atrás “señora, en el baño hay un pañal dentro del inodoro ¿podría sacarlo por favor?”. Hasta aquí llegó mi concentración

¡Quién deja un pañal dentro del inodoro!

Muy sutilmente -bueno, tan sutil como pude- giré mi cabeza para mirar de reojo y me di cuenta que efectivamente tenían un bebé de menos de un año… el único bebé del vuelo, así que entendí de dónde provenía la seguridad del pedido.

Esto no habría pasado de allí, si no es que, al alejarse, escucho entre risas a la pasajera interpelada diciéndole a sus compañeros de viaje “pues lo hecho, hecho está” y ninguna parte de su cuerpo se movió de su silla, solo se escuchaban carcajadas. Pasaron varios minutos y nada… no hubo movimientos que indicaran que iba a componer lo que hizo. Aquí es cuando la escena inicial hace entrada: el capitán sale de su cabina, mira fijamente a la pasajera, avanza uno, dos… los pasos necesarios para llegar a su lado y le dice en tono más firme y con un volumen un poco más alto que el requerimiento de su compañera de tripulación y, claro,  manteniendo el respeto hacia su interlocutora

“Señora, le pido que, por favor, saque el pañal de su bebé del inodoro o no podemos despegar”

Punto. No dijo más. Media vuelta y regresó a su lugar feliz…

En ese momento varias  miradas curiosas se dirigieron al lugar epicentro de los hechos y no faltó quien -entre ellas yo- no pudiera evitar una sonrisa y hacer ese clásico movimiento de cabeza que implica la reprobación del hecho. No había escapatoria. Por fin se produjo un movimiento en esa fila y la madre se levantó. Lo qué tuvo que hacer para arreglar la situación en el baño ni me lo quise imaginar, solo se que a los pocos minutos el vuelo, libre de impedimentos en el cuarto de atrás, pudo arrancar. El bebé se durmió y todos felices.

Postdata… mis ruegos surtieron efecto. Nadie se sentó en la silla libre en la ventana, me cambié de lugar y mi compañero de fila logró acomodarse mejor… cruzamos una mirada de complicidad y cada uno a lo suyo, yo disfruté de una mágica vista todo el trayecto -comparto una foto  acercándonos a la isla- y todos felices. 

Corolario

Esta historia es real y más allá de la actitud de la señora o de si hay multa para este tipo de cosas,  lo que me preguntaba después era ¿en qué momento nos olvidamos de que cada acción nuestra impacta a quienes están a nuestro alrededor?  en fin… felices vuelos para todos.

 


Únete a mi Instagram. Por allí publico permanentemente contenidos relacionados con liderazgo e inteligencia conversacional y coaching ontológico:  @sandramateuscoachescritora


¿Quieres acompañarme a la presentación-taller de liderazgo  y firma de mi libro?   

Sí. Es mi más reciente libro. Un manual para desarrollar el líder que hay en cada uno de nosotros, tomando como base el recurso más cercano que todos tenemos: nuestro cuerpo. Lo presenté en el marco de Filbo 2022 y ya está en librerías en Colombia: Lerner, Librería Nacional y Fondo de Cultura Económica. Y precisamente el próximo 8 de septiembre a las 5 p.m. estaré haciendo una presentación y firma de libros en el  Fondo de Cultura Económica. Será formato taller, vamos a trabajar un ratito en tus habilidades de liderazgo –   Carrera 15 # 108- 05 en Bogotá. Si te animas a ir, envíame un mensaje por interno a través de mi Ig   @sandramateuscoachescritora

 Fuera de Colombia en Amazon.com. Haz clic Aquí quiero comprar el libro . Lleva el libro a tus líderes, clientes o proveedores a precios especiales. Para pedidos corporativos en el mail coach@coachsandramateus.com o al 3154786927.


Otro de mis libros:  Cómo salir de tus zonas oscuras. Conversaciones para cada una, disponible en Amazon. Hay una zona dedicada a este tema. Y si te gusta la literatura fantástica, te invito a leer mi novela Skïnjola, Reino de dragones. Puedes leerla en  https://www.amazon.com/gp/product/B08926553L

Todos mis libros en Amazon https://www.amazon.com/Coach-Sandra-Mateus


Suscríbete a este blog y así no te pierdes ningún artículo.


Email address

(Visited 1.428 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy coach (acreditada internacionalmente como Master Coach Ontológica Profesional con más de 3000 horas de coaching ejecutivo y equipo en Colombia y Argentina), mentora y editora para escribir no-ficción (libros, blog, artículos) tanto en proyectos personales, profesionales como corporativos. Desarrollo competencias de comunicación oral y escrita en líderes y equipos a partir de técnicas de coaching, mentoria y narrativa. Escribo libros y biografias empresariales. Como coach y formadora empresarial, me enfoco en programas de entrenamiento empresarial, formador de formadores, desarrollo de competencias blandas, especialmente comunicación y liderazgo.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"A partir de este momento, el municipio de Soyapango, está totalmente(...)

2

El Ministerio de Educación Nacional realizó ‘La Noche de Los Mejores(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar