Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mis lectores me han preguntado qué sucedió con Bethy y su historia de codependencia. Me alegra que muchos se hayan identificado y espero que su historia les sirva para ir escarbando en las suyas propias.

  • Capítulo IV

El final de mi verdugo

Creo que a papá lo amenazaron, porque cuando iba en su auto me decía: – Si escucha disparos, ¡Agáchese! –

Por favooooor… ¿También esto? ¿El temor a que me mataran sin saber por qué? Aunque habría sido lo mejor que me hubiera pasado.

Era diciembre; el mes más hermoso y también el más esperado por mí, para arreglar un gran árbol de navidad que teníamos. Yo era experta decorándolo. Era lo más cerca de la navidad que podía estar, ya que no podíamos salir a la calle a disfrutar como los demás niños. Si lo hacíamos, existía la angustia de que en cualquier momento llegaría nuestro verdugo.

Un siete de diciembre mamá se fue a trabajar con papá en su negocio y quedamos solas. Nos asomábamos por la ventana para ver las luces, la gente alegre, la música y a nuestros pocos amigos. Una vecina decidió que debíamos disfrutar también; así que nos subimos al techo para salir a la calle; estábamos contentas pero a la vez agobiadas. Un chico al que yo le gustaba, se acercó y yo estaba algo emocionada; sólo teníamos 20 minutos fuera de casa, cuando vimos que se acercaba la camioneta. Sentimos pánico, pero ya no podíamos escondernos. Alguien le había avisado. Él manejaba a la gente pagándole. Era un barrio algo pobre y él tenia unos cuantos pesos.

Nos pidió que entráramos y corrimos a escondernos debajo de la cama. Se quitó su correa, quitó los colchones y nos pegó fuertemente. Luego se fue como si nada. De nuevo estábamos encerradas, golpeadas, sin gozar de la navidad, y con una vergüenza inmensa con ese muchacho, quien nos llamaba por el garaje de la casa para saber qué nos había pasado.

Mi padre era un paisa tomador, y se relacionaba con un grupo de amigos que andaban siempre armados al igual que él. Recuerdo que muchas veces hizo disparos en casa.

Alguna vez se presentó con mucho dinero y escuché que era producto de la época de la marimba. Llegaba a casa con sus socios a celebrar y bailaban solos. No podía ni siquiera asomarme porque estos hombres me miraban de forma morbosa y mamá nos encerraba en el cuarto. Escuchaba la música de despecho que a ellos les gustaba y sentía muchos deseos de que se largaran de una vez; no quería que papá se quedara. Cualquier cosa podía suceder.

En el mes de diciembre de 1989 lo vi muy angustiado. Tomaba y lloraba en su negocio. Era raro. Mi hermanastra, que tenía relaciones con él por gusto, me dijo que tenía que irse por un tiempo. No entendí qué pasaba. Hasta el día de hoy no la hemos visto. La tierra se la tragó.

Yo estaba haciendo un curso de inglés de vacaciones, así que al terminar la clase aprovechaba diciendo que tenía demasiado trabajo y me venía a casa.

El 10 de diciembre recuerdo que llegó muy temprano y su cara era diferente. Sentí pesar por él. Estuvo cariñoso como un padre. Su mirada fue tierna, y hubo una sonrisa que aún no olvido. Era una sonrisa medio triste. Sus ojos estaban brillantes. Me dijo hasta mañana y no hubo morbo en su mirada.

El doce de diciembre estaba rendida. De repente, mamá me despertó diciendo que habían llegado unos hombres diciendo que papá estaba herido. Me pidió que la acompañara. Me vestí rápidamente y llegamos a su negocio. Estaba tirado en el piso con los ojos abiertos y una leve sonrisa. Pensé que estaba borracho, y sólo entendí cuando mamá pregunto: – ¿Está muerto? – Y un policía dijo: – Sí señora –

Comencé a gritar, a llorar desconsolada. No entiendo por qué. Debería haber estado alegre. Muchas veces pensé en su muerte y sentía tranquilidad, pero no fue así cuando se hizo realidad. Era mi padre… el que me había destrozado mi vida… y yo estaba llorándolo… ¡Y mis lágrimas eran sinceras!

Mi casa comenzó a llenarse de muchos visitantes y familiares de mamá, con el objetivo de quedarse a vivir. Comenzamos una vida de desorden. Yo era entonces, la encargada del negocio. Había trabajado allí por 5 años, así que tenía idea de su manejo… aunque no me agradaba la idea de trabajar en el negocio. No quería saber más nada de ese lugar. Algún chico en mi barrio me dijo que le gustaba muchísimo y que quería ser mi novio. Creo que fue la excusa perfecta para olvidarme de todo y dejar el negocio a un lado.

Yo jamás había tenido un novio, así que comencé con el primero que me dijo que era linda, sin sentir nada por él. Esa relación duró solo dos meses; una relación que nunca me llenó, pero era lindo tener una relación relativamente sana, aunque sin amor. ¡Sentirme querida!

(Continuará la próxima semana)


Si deseas compartir tu opinión, experiencia, fortaleza y esperanza acerca del manejo de alguna adicción, siéntete libre de hacer un comentario al final de este blog, o escribiéndome a calderon.ramiro@gmail.com

Sigueme en este blog o en las Redes Sociales.

Ramiro Calderón

Consejero en Adicciones


Ayuda a un ser querido. Al comprar un libro, puedes pedir otro completamente gratis para regalar.

Si quieres que se lo hagamos llegar anónimamente, simplemente puedes comprar uno para ti y luego envías a calderon.ramiro@gmail.com su dirección de correo electrónico y nosotros se lo enviaremos con copia oculta para ti, para que te puedas cerciorar de que le llegó.

TÍTULOS (Click en el Link)

CUESTIONARIOS DE AUTODIAGNÓSTICO

DIRECTORIO

Grupos de apoyo gratuitos o económicos para tratamiento de adicciones convencionales o adicciones del nuevo milenio (Click aquí)

TESTIMONIOS

HERRAMIENTAS DE RECUPERACIÓN

REFLEXIONES

(Visited 322 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ramiro Calderón (Adicciones del Nuevo Milenio): Después de haber obtenido una de los mayores puntajes del país en las pruebas de estado ICFES y recibir los premios Andrés Bello y Bachilleres por Colombia, lo perdió todo por el alcoholismo. Hace más de diecinueve años dejó el alcohol; en el año 2003 recibió, gracias a uno de sus libros, el Premio al Pensamiento Caribeño otorgado por la UNESCO, ha sido catedrático universitario, asesor de importantes empresas en Colombia, Ecuador, y Perú; ahora es escritor, conferencista y coach (presencial y online) con énfasis en manejo de todo tipo de adicciones. Autor de la novela “Un Favor Antes de Morir”, la primera novela que aborda con profundidad el tema de las adicciones del nuevo milenio (Pornografía, sexo, chat, redes sociales, etc.), y otros libros sobre adicciones (http://unfavorantesdemorir.wordpress.com) disponibles en formato electrónico a nivel global. Email: calderon.ramiro@gmail.com - Twitter: @ramiro_calderon

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar