Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Adicción a las compras- Ramiro Calderón - Adicciones del Nuevo MilenioLa adicción a las compras es uno de los problemas que más ha aumentado en los últimos tiempos. Como de costumbre, les tengo la historia de una persona que ha decidido compartir su alma. Sin más preámbulo los dejo con Rafaella:

– Hola a todos, soy Rafaella, tengo cuarenta y cinco años, estoy casada y tengo dos hijos. Hoy quiero compartirles mi historia de lucha y redención, mi viaje a través de la adicción a las compras y cómo encontré la verdadera felicidad.

Hace unos años, me di cuenta de que algo no estaba bien en mi vida. Mi obsesión por las compras se había convertido en algo más, en una búsqueda incesante de satisfacción a través de objetos materiales. Fue un momento de despertar doloroso, pero también el comienzo de mi transformación.

La raiz de la adicción a las compras

Explorando las razones detrás de mi adicción, descubrí que estaba usando las compras como una forma de llenar un vacío emocional. Las presiones de la vida, las expectativas sociales y las inseguridades personales alimentaron esta búsqueda constante de satisfacción a través de las adquisiciones.

Recuerdo un periodo de alta presión en el trabajo y en casa. Las responsabilidades parecían abrumadoras, y en lugar de abordar las tensiones de manera saludable, me sumergía en sesiones de compras en línea como una vía de escape temporal. Comprar se convirtió en mi manera de enfrentar la presión, aunque solo fuera por unos momentos.

Las expectativas sociales también jugaron un papel crucial. La constante exposición a imágenes de vidas aparentemente perfectas en las redes sociales creó una sensación de insuficiencia en mi vida. Para cumplir con esas expectativas, buscaba la validación a través de compras, tratando de proyectar una imagen que creía que era socialmente aceptable.

La búsqueda constante de satisfacción a través de las adquisiciones estaba vinculada a mi deseo profundo de aprobación. Comprar se volvió una forma de buscar validación externa, como si cada nueva posesión fuera un intento de demostrar mi valía a los demás. Esta búsqueda de aprobación se convirtió en un ciclo sin fin.

Mi comportamiento tenía consecuencias tangibles. Las deudas se acumulaban, y mi familia empezó a notar la tensión. Mis seres queridos, aunque preocupados, no entendían completamente la raíz del problema, y mi relación con ellos se volvió cada vez más complicada.

Las deudas comenzaron a acumularse a medida que me sumergía cada vez más en un ciclo de compras compulsivas. Las facturas sin pagar y las preocupaciones financieras se convirtieron en una sombra constante. Cada compra innecesaria se traducía en discusiones sobre el presupuesto y la necesidad de moderación. Mi familia, aunque amorosa, empezó a sentir el peso de mis decisiones financieras y la preocupación por nuestro bienestar económico. La falta de transparencia sobre mi adicción generaba desconfianza, y la incapacidad para explicar completamente mis motivaciones dejaba un espacio emocional entre mi familia y yo. Mi adicción estaba afectando no solo mis finanzas, sino la base de mi relación con mi esposo y mis padres.

Poco a poco fui sumergiendo a mi familia en una espiral insostenible de deudas. Eventos que deberían haber sido momentos felices se volvían tensos debido a la preocupación constante por las finanzas. Celebraciones y actividades familiares perdieron su alegría debido a la sombra de las deudas.

Un día fuimos a hacer mercado con mi esposo. No teníamos efectivo y todas nuestras tarjetas estaban bloqueadas. Nos tocó dejar los carritos llenos en el supermercado y devolvernos con las manos vacías a casa. Esta vez no vi rabia, ni falta de comprensión en sus ojos. Sólo vi un profundo dolor y preocupación mientras murmuraba “No sé qué vamos a hacer”.

Fue la unión de todos los momentos en los que me enfrenté a las consecuencias de mis acciones, lo que me llevó a buscar un cambio. La crisis financiera y la preocupación de mis seres queridos, especialmente mi marido, se convirtieron en los puntos de inflexión que me hicieron darme cuenta de que necesitaba ayuda. La necesidad de cambiar no solo provenía de mi propia angustia, sino de la profunda comprensión de que mis acciones estaban afectando a las personas que más amaba.

Entonces decidí dar el paso y buscar ayuda profesional. La terapia se convirtió en mi refugio, donde pude explorar las raíces de mi adicción y aprender estrategias para cambiar mi perspectiva hacia las compras.

Implementé cambios significativos en mi estilo de vida. Aprendí a establecer límites saludables, a decir no cuando era necesario y a priorizar mi bienestar emocional sobre la acumulación de cosas. La autenticidad se volvió mi brújula, guiándome hacia una vida más plena. 

Establecí un presupuesto mensual realista y me comprometí a ceñirme a él. Decir no a compras impulsivas se volvió una práctica constante, una forma de reclamar el control sobre mis decisiones financieras.

Comencé a priorizar mi felicidad y satisfacción interna sobre la acumulación de posesiones materiales. Este cambio de perspectiva fue fundamental para mi proceso de curación.

Poco a poco dejé de buscar validación a través de las compras. Comprendí que la aprobación externa no era la fuente de mi felicidad y que la autenticidad debía venir desde adentro. Este cambio de mentalidad me liberó de la presión constante de intentar cumplir con expectativas externas.

Las lecciones aprendidas fueron cruciales. Descubrí que la autoaceptación era la clave para liberarme de la constante búsqueda de validación a través de las compras. La meditación y el apoyo de mi terapeuta se convirtieron en herramientas esenciales en mi proceso de recuperación.

En lugar de buscar gratificación instantánea en las tiendas, comencé a explorar pasiones y hobbies que no solo eran más significativos, sino que también eran menos costosos. Encontré alegría en actividades que nutrían mi alma en lugar de llenar mi armario. Recuperé mi amor perdido por la cocina, la lectura y las caminatas al aire libre.

Antes de la recuperación decía que para mí era más fácil dar un regalo que pedir perdón. Progresivamente, en lugar de buscar la aprobación a través de regalos costosos, busqué conexiones más auténticas con amigos y familiares. La calidad de las relaciones se volvió más importante que cualquier regalo material.

Hoy, mi relación con las compras ha cambiado por completo. La autenticidad y la transparencia son ahora los pilares de mi vida. Cambié mi enfoque de regalar cosas materiales a regalar experiencias significativas. Celebrar ocasiones especiales con momentos compartidos y conexiones genuinas se volvió más valioso que cualquier obsequio tangible.

Hay una solución

Quiero decirles a aquellos que luchan con la adicción a las compras que hay luz al final del túnel. Busquen ayuda, abracen la vulnerabilidad y descubran que la verdadera felicidad no se encuentra en posesiones materiales, sino en la conexión consigo mismos y con quienes aman.

Poco a poco he ido entendiendo que la autoaceptación es la clave para liberarme de la constante búsqueda de validación a través de las compras. Aceptar mis imperfecciones y abrazar mi autenticidad se está convirtiendo en el primer paso hacia la curación. Compartir mi historia es una forma de aceptarme viendo como mi trabajo personal puede ayudar a otros.

La revelación más poderosa de este proceso ha sido darme cuenta de que la verdadera felicidad no está en la acumulación de cosas, sino en aceptarme a mí misma tal como soy. A medida que practico la autoaceptación, siento que la presión constante de demostrar mi valía disminuye.

Buscar ayuda profesional ha sido un paso crucial en mi viaje hacia la curación. Mis mentorías se han convertido en un faro guía, proporcionándome las herramientas y la perspectiva necesarias para comprender las raíces más profundas de mi adicción. Este apoyo ha un pilar esencial en mi proceso de recuperación.

Mi viaje ha sido desafiante, pero también revelador y lleno de regalos en el camino. Mi matrimonio se ha fortalecido después de la crisis. Mis hijos me han dicho que disfrutan más a una mamá presente que comparte con ellos en el parque al atardecer, que la madre ausente que los llenaba de regalos y juguetes. Espero que mi historia inspire a otros a emprender su propio camino hacia la autenticidad y una nueva y genuina felicidad.

_____________________________________________________________________________

Si deseas compartir tu opinión, experiencia, fortaleza y esperanza acerca del manejo de alguna adicción, siéntete libre de hacer un comentario o escríbeme a calderon.ramiro@gmail.com

Sígueme en este blog o en las Redes Sociales.

Skype: ramiro.citta

#AdicciónALujuria #TestimonioPersonal #SuperaciónPersonal #Recuperación #AdiccionesDestructivas #DolorEmocional #Autodescubrimiento #CrecimientoPersonal #EsposaAbandonada #SanaciónEmocional #RedenciónPersonal #Esperanza #AmorPropio #RelacionesSanas #CambioDeVida #ApoyoMutuo #HábitosSaludables #BienestarEmocional #ConstruirRelaciones #MejoraContinua #VidaNueva #RamiroCalderon #AdiccionesDelNuevoMilenio

_____________________________________________________________________________

Ayuda a un ser querido. Al comprar un libro, puedes pedir otro completamente gratis para regalar.

Si quieres que se lo hagamos llegar anónimamente, simplemente puedes comprar uno para ti y luego envías a calderon.ramiro@gmail.com su dirección de correo electrónico y nosotros se lo enviaremos con copia oculta para ti, para que te puedas cerciorar de que le llegó.

TÍTULOS (Click en el Link)

CUESTIONARIOS DE AUTODIAGNÓSTICO

DIRECTORIO

Grupos de apoyo gratuitos o económicos para tratamiento de adicciones convencionales o adicciones del nuevo milenio (Click aquí)

TESTIMONIOS

Videos

Escritos

 

UN GRAN TESTIMONIO DE CODEPENDENCIA

Libro Gratuito con la Historia de Bethy

HERRAMIENTAS DE RECUPERACIÓN

REFLEXIONES

(Visited 218 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ramiro Calderón (Adicciones del Nuevo Milenio): Después de haber obtenido una de los mayores puntajes del país en las pruebas de estado ICFES y recibir los premios Andrés Bello y Bachilleres por Colombia, lo perdió todo por el alcoholismo. Hace más de veintisiete años dejó el alcohol; en el año 2003 recibió, gracias a uno de sus libros, el Premio al Pensamiento Caribeño otorgado por la UNESCO, ha sido catedrático universitario, asesor de importantes empresas en Colombia, Ecuador, y Perú; ahora es escritor, conferencista y coach (presencial y online) con énfasis en manejo de todo tipo de adicciones. Autor de la novela “Un Favor Antes de Morir”, la primera novela que aborda con profundidad el tema de las adicciones del nuevo milenio (Pornografía, sexo, chat, redes sociales, etc.), y otros libros sobre adicciones (http://unfavorantesdemorir.wordpress.com) disponibles en formato electrónico a nivel global. Email: calderon.ramiro@gmail.com - Twitter: @ramiro_calderon

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La Perla de América se posiciona, cada vez con mayor fuerza,(...)

2

Duran Duran Grupo de Rock-Pop Británico, creado en 1980 y está(...)

3

En un mundo cada vez más competitivo y tecnificado, notamos con(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar